lunes, 27 de diciembre de 2010

12 EJEMPLOS DE MÚSICA CLÁSICA NAVIDEÑA: DORMI JESU

Abrimos la serie con una obra que bien podría figurar en la sección de canciones populares, aunque su texto esté en latín y el estilo vocal de la intérprete nos suene a "clásico". Se trata de un villancico chileno muy breve, acompañado sólo por una guitarra, que tiene toda la sencillez y la dulzura propias de las canciones de cuna.

Dormi, Jesu! Mater ridet                 Duerme, Jesús, tu madre sonríe
Quae tam dulcem somnum videt,     al ver un sueño tan dulce.
Si non dormis, Mater plorat,           Si no duermes, tu madre llora
Inter fila cantans orat,                     y reza cantando entre costuras
Dormi, Jesu! blandule!                    ¡Duerme, Jesús tiernecito!,
Blande, veni, somnule. (bis)            ¡ven suave, sueñecito!

JOSQUIN DES PREZ: AVE MARIA

A partir de aquí vamos a seguir un orden más o menos cronológico, de modo que nos remontamos a esta joya polifónica de finales del S. XV que pone música al texto antiguo del Ave María; aunque el tema de la anunciación no sea estrictamente navideño, se supone que por ahí comenzó la historia que desembocaría en el nacimiento que estamos conmemorando.
Después de la letra hemos añadido un texto sobre esta obra del filósofo Eugenio Trías. Su lenguaje es un tanto enrevesado, pero tiene su interés.

Ave Maria, gratia plena.
Dominus tecum, virgo serena

Ave cuius conceptio,
solemni plena gaudio,
celestia, terrestria,
nova replet laetitia.

Ave cuius nativitas,
nostra fuit solemnitas,
ut lucifer lux oriens
verum solem preveniens.

Ave pia humilitas,
sine viro fecunditas,
cuius annunciatio
nostra fuit salvatio.

Ave vera virginitas,
immaculata castitas,
cuius purificatio
nostra fuit purgatio.

Ave preclara omnibus
angelicis virtutibus,
cuius fuit assumptio
nostra glorificatio.

O Mater Dei, memento mei. Amen

Uno de los grandes músicos que celebran los grandes temas marianos es el magistral Josquin des Près, que en su época —entre el siglo XIV y XV— fue comparado con Miguel Ángel. Quizás el más hermoso motete que sintetiza los grandes temas festivos de la Virgen María sea su pieza Ave María, Virgo Serena. En las versiones discográficas no suele traspasar los seis minutos.
Esa miniatura se halla, sin embargo, plagada de episodios musicales. Logra que los afectos, en lugar de paralizar el ánimo, se movilicen de forma dramática en una audaz declamación en la que el componente magistral parece quedar sobrepasado por el afán de conmover; y de hacerlo en forma puramente musical.
Alterna en toda la pieza la sucesión majestuosa de acordes, el contrapunto imitativo, la libre polifonía gozosa, y la alternancia de biciniae (dos voces al unísono, alternándose con otras dos). Pasajes de compleja polifonía se combinan con declamaciones homofónicas.
Los tres momentos retóricos propios de toda pieza bien lograda de la época, docere, movere y delectare —enseñar, conmover, deleitar—, se alternan en este magnífico motete, entrecruzándose en las distintas estrofas del mismo. Todos estos recursos concurren en la pequeña pieza. Se trata de una sinfonietta en cinco movimientos. 

EUGENIO TRÍAS (Extracto de un artículo publicado en ABC)

J. S. BACH: ORATORIO DE NAVIDAD - Schlafe, mein Liebster

Esta conocida aria no la compuso Bach expresamente para el Oratorio de Navidad, sino que procede de una composición suya anterior de tema profano, la cantata "Hércules en la encrucijada", en la que el héroe protagonista tiene que optar entre la Virtud y el Placer, interpretados respectivamente por un tenor y una soprano, y es tentado por esta última con una canción de cuna en la que le sugiere que se abandone a los goces mundanos. Tras las oportunas modificaciones en el texto se convirtió en uno de los más bellos números del Oratorio. Canta la estupenda mezzo argentina Bernarda Fink.

Schlafe, mein Liebster, genieße der Ruh,
Duerme, amor mío, disfruta del descanso
Wache nach diesem vor aller Gedeihen!
que después despertarás para velar por todos.
Labe die Brust,
Alivia tu pecho,
Empfinde die Lust,
siente el gozo
Wo wir unser Herz erfreuen!
con que disfrutan nuestro corazones.

HAENDEL: EL MESÍAS: FOR UNTO US A CHILD IS BORN

Es inevitable que en una antología de música clásica navideña figure El Mesías; lo difícil es decidir qué números incorporar y cuáles dejar fuera. Empezamos por uno de los coros más conocidos, del que abundan las buenas versiones en ese archivo inagotable de grabaciones que es Youtube. Aquí dejamos tres diferentes pero igualmente espléndidas, la primera dirigida por Colin Davis a un tempo más bien tranquilo, la segunda (Marriner) algo más animada y la tercera (Anthony Walker) a toda marcha; la última incluye también el número siguiente al coro, la "sinfonía pastoral".

For unto us a Child is born,
unto us a Son is given,
and the government shall be upon His shoulder;
and His name shall be called
Wonderful, Counsellor,
The Mighty God,
The Everlasting Father,
The Prince of Peace.





HAENDEL: EL MESÍAS: O thou that tellest good tidings to Zion

También de este número ofrecemos dos versiones, la primera es una interpretación en estilo más bien tradicional y la otra más moderna, con intérpretes españoles.

CONTRALTO

(Behold, a virgin shall conceive, and bear a Son,
and shall call his name Emmanuel, God with us.)

O thou that tellest good tiding to Zion,
get thee up into the high mountain,
o thou that tellest good tidings to Zion,
get thee up into the high mountain,
get thee up into the high mountain,

O thou that tellest good tiding to Jerusarem,
Lift up thy voice with strength, lift up, be not afraid,
say unto the cities of Judah,
say unto the cities of Judah:
Be hold your God, be hold your God!
Say unto the cities of Judah:
Be hold your God, be hold your God, be hold your God!

O thou that tellest good tidings to Zion,
arise, shine, for thy light is come,
arise, arise, arise, shine, for thy light come,
and the glory of the Lord,
the glory of the Lord is risen, is risen upon thee, is risen, is risen upon thee,
the glory, the glory, the glory of the Lord is riseen upon thee.

CORO
O thou that tellest good tidings to Zion,
good tidings to Jerusalem,
O thou that tellest good tidings to Zion,
good tidings to Zion, arise, arise,
Say unto the cities of Judah; Behold your God,
behold, the glory of the Lord is risen upon thee.
O thou that tellest good tidings to Zion,
say unto the cities of Judah:
Behold, behold, the glory of the Lord,
of the Lord, the glory of the Lord is risen upon thee.



MOZART: LAUDATE DOMINUM

Mozart volcó en esta alabanza al Señor toda la belleza lírica de sus arias para soprano. La traemos en dos registros vocales diferentes, la primera un poco más lenta de lo habitual pero maravillosamente bien cantada. Como el texto es bastante fácil quedáis encargados de la traducción los alumnos de Humanidades.

Laudate Dominum omnes gentes.
Laudate eum, omnes populi.
Quoniam confirmata est
super nos misericordia eius,
et veritas Domini manet in aeternum.
Gloria Patri et Filio et Spiritui Sancto.
Sicut erat in principio, et nunc, et semper.
Et in saecula saeculorum.
Amen.



SCHUBERT: AVE MARIA

De la infinidad de recreaciones musicales que pueden encontrarse del Ave María, probablemente la de Schubert sea la más conocida; ha sufrido toda clase de adaptaciones y arreglos (con acompañamiento de órgano, con orquesta, para conjunto coral...) que no superan la versión original para voz y piano. Aunque normalmente preferimos interpretaciones en directo, esta de Barbara Bonney es tan perfecta que no nos resistimos a ponerla aquí.

ELLENS GESANG III

Ave Maria! Jungfrau mild,
Erhöre einer Jungfrau Flehen,
Aus diesem Felsen starr und wild
Soll mein Gebet zu dir hinwehen.
Wir schlafen sicher bis zum Morgen,
Ob Menschen noch so grausam sind.
O Jungfrau, sieh der Jungfrau Sorgen,
O Mutter, hör ein bittend Kind!
Ave Maria!

Ave Maria! Unbefleckt!
Wenn wir auf diesen Fels hinsinken
Zum Schlaf, und uns dein Schutz bedeckt
Wird weich der harte Fels uns dünken.
Du lächelst, Rosendüfte wehen
In dieser dumpfen Felsenkluft,
O Mutter, höre Kindes Flehen,
O Jungfrau, eine Jungfrau ruft!
Ave Maria!

Ave Maria! Reine Magd!
Der Erde und der Luft Dämonen,
Von deines Auges Huld verjagt,
Sie können hier nicht bei uns wohnen,
Wir woll'n uns still dem Schicksal beugen,
Da uns dein heil'ger Trost anweht;
Der Jungfrau wolle hold dich neigen,
Dem Kind, das für den Vater fleht.
Ave Maria!

CANTO DE ELLEN III.

¡Ave María! Dulce Virgen,
escucha implorar a una doncella;
desde esta roca abrupta y salvaje
va a alzarse hacia Ti mi plegaria.
Que durmamos seguros hasta mañana
pese a que los hombres sean tan crueles.
¡Oh, Virgen!, mira la aflicción de esta virgen.
¡Oh, Madre!, escucha a tu hija rezando.
¡Ave María!

¡Ave Maria Inmaculada!
Cuando sobre esta roca nos acostemos
a dormir, y nos cubra tu protección,
nos parecerá suave la dura roca.
Tú sonríes y aromas de rosas exhala
este sórdido abismo rocoso.
¡Oh , madre, escucha suplicar a una hija!
¡Oh, Virgen, te clama una doncella!
¡Ave María!

¡Ave María, Virgen pura!
Los demonios de la tierra y el aire,
expulsados por la merced de tu mirada,
no pueden morar entre nosotros.
Nos plegamos dócilmente al destino
porque Tú nos envías tu santo consuelo.
Escucha, Virgen, a la que se postra ante Tí,
a esta hija que te implora por su padre.
¡Ave Maria!

(Traducción de Fernando Pérez Cárceles)

MENDELSSOHN: SALMO 42 "WIE DER HIRSCH"

Este movimiento del Salmo op. 42 de Mendelssohn no tiene mucho que ver con el tema navideño, pero cómo dejar fuera una pieza coral tan bonita.

Wie der Hirsch schreit nach frischem Wasser,
so schreit meine Seele, Gott, zu Dir.

Como el ciervo se encamina hacia el agua
así se encamina mi alma, Dios, hacia Ti.




BRAHMS: GEISTILICHES WIEGENLIED (Canción de cuna sacra)

Este maravilloso Lied para piano, viola y voz, segundo de los dos que conforman los "Zwei Gesänge" op. 91, tiene su origen en un villancico de Lope de Vega, del que el poeta alemán del S. XIX Emanuel von Geibel hizo una adaptación a su lengua que fue utilizada por Brahms como texto. En cuanto a la música, también recurrió a un punto de partida tradicional, la canción "Josef lieber, Josef mein", cuya melodía en 6/8 es entonada por la viola al comienzo del Lied y se mantiene como eje en torno al cual se trenza la parte cantada.
Aquí tenéis el poema original de Lope y la versión de Geibel, respetada literalmente por Brahms. Los intérpretes no son conocidos pero dan la talla sobradamente, sobre todo el violista. Hemos añadido un segundo enlace con una versión coral de la canción "Josef lieber".

LOPE DE VEGA

Pues andáis en las palmas,
ángeles santos,
que se duerme mi Niño,
tened los ramos.

Palmas de Belén
que mueven airados
los furiosos vientos
que suenan tanto;
no le hagáis ruido,
corred más paso.
Que se duerme mi Niño,
tened los ramos.

El Niño divino
que está cansado
de llorar en la tierra
por su descanso,
sosegaros quiere un poco
del tierno llanto.
Que se duerme mi Niño,
tened los ramos.

Rigurosos hielos
le están cercando;
ya veis que no tengo
con qué guardarlo.
Ángeles divinos
que vais volando,
que se duerme mi Niño,
tened los ramos.

Geistliches Wiegenlied

Die ihr schwebet
Um diese Palmen
In Nacht und Wind,
Ihr heilgen Engel,
Stillet die Wipfel!
Es schlummert mein Kind.

Ihr Palmen von Bethlehem
Im Windesbrausen,
Wie mögt ihr heute
So zornig sausen!
O rauscht nicht also!
Schweiget, neiget
Euch leis und lind;
Stillet die Wipfel!
Es schlummert mein Kind.

Der Himmelsknabe
Duldet Beschwerde,
Ach, wie so müd er ward
Vom Leid der Erde.

Ach nun im Schlaf ihm
Leise gesänftigt
Die Qual zerrinnt,
Stillet die Wipfel!
Es schlummert mein Kind.

Grimmige Kälte
Sauset hernieder,
Womit nur deck ich
Des Kindleins Glieder!

O all ihr Engel,
Die ihr geflügelt
Wandelt im Wind,
Stillet die Wipfel!
Es schlummert mein kind.

Emanuel von Geibel
(nach Lope de Vega)




HUMPERDINK: HÄNSEL UND GRETEL: ABENDSEGEN

Esta es la "oración de la noche" que cantan los hermanos del famoso cuento cuando se ven perdidos en el bosque. Por su carácter y letra creo que encaja bien en el espíritu de estas fechas, además a algunos nos servirá para ir preparando el trabajo del Maestranza.

Abends, will ich schlafen gehn,        Cuando me acuesto por la noche
Vierzehn Engel um mich stehn:        catorce ángeles me guardan,
Zwei zu meinen Häupten,                dos en la cabecera,
Zwei zu meinen Füßen,                   dos a mis pies,
Zwei zu meiner Rechten,                 dos a la derecha,
Zwei zu meiner Linken,                   dos a la izquierda,
Zweie, die mich decken,                 dos que me arropan,
Zweie, die mich wecken ,                dos que me despiertan,
Zweie, die mich weisen,                  dos que me indican
Zu Himmels-Paradeisen                   el camino al paraíso



RODRIGO: PASTORCITO SANTO

Lástima que el sonido de esta grabación sea tan pobre (aún más inaudible es la versión de Victoria de los Ángeles), pero aún así se puede apreciar la perfecta conjunción entre el villancico de Lope de Vega y la música de Joaquín Rodrigo en la bonita voz de Mª Bayo.

LOPE DE VEGA

Zagalejo de perlas
hijo del alba,
¿dónde vais que hace frío
tan de mañana?

Como sois lucero
del alba mía
a traer el día
nacéis primero;
pastor y cordero,
sin choza ni lana,
¿dónde vais que hace frío
tan de mañana?

Perlas en los ojos,
risa en la boca,
a placer y enojos
las almas provoca;
cabellitos rojos,
boca de grana,
¿dónde vais que hace frío
tan de mañana?

¿Qué tenéis que hacer
pastorcito Santo,
madrugando tanto?
Lo dais a entender
aunque vais a ver
disfrazado el alma.
¿Dónde vais que hace frío
tan de mañana?

MONTSALVATGE: CANCIÓN DE CUNA PARA DORMIR A UN NEGRITO

Concluimos la serie con una de las canciones de cuna más apreciadas por intérpretes y público, obra del compositor catalán Xavier Montsalvatge sobre un poema del escritor uruguayo Ildefonso Pereda Valdés que recrea el lenguaje un tanto tosco e ingenuo de los esclavos negros de América.

Dos versiones más bien pobres de sonido pero excelentes, para que podamos elegir entre la poderosa personalidad interpretativa del dúo Berganza-Lavilla y la exquisitez y riqueza de matices derrochada por Isabel Rey y Alejandro Zabala.

******
P. S. (Enero 2013) - En vista de la retirada del vídeo de Rey-Zabala añadimos una versión de la mezzo húngara Melinda Heiter, bastante digna en todos los aspectos.

Canción de cuna para dormir a un negrito

Ninghe, ninghe, ninghe, tan chiquitito,
el negrito que no quiere dormir.
Cabeza de coco, grano de café,
con lindas motitas, con ojos grandotes
como dos ventanas que miran al mar.
Cierra los ojitos, negrito asustado;
el mandinga blanco te puede comer.
¡Ya no eres esclavo! Y si duermes mucho
el señor de casa promete comprar
traje con botones para ser un "groom."

Ninghe, ninghe, ninghe, duérmete, negrito,
cabeza de coco, grano de café